¿Qué hacer en caso de un infarto cardíaco?

Un infarto cardíaco, ataque cardíaco o infarto agudo de miocardio consiste en la muerte de parte del músculo del corazón a causa de una falta súbita de flujo de sangre. Esto generalmente ocurre cuando se obstruye una de las arterias coronarias que llevan sangre al corazón. Habitualmente, la obstrucción o bloqueo es el resultado del crecimiento de una placa en la capa interna de las arterias (arteriosclerosis). Ocasionalmente la placa puede desprenderse o romperse, lo cual origina la formación de un coágulo sanguíneo que puede obstruir una arteria y producir el infarto cardíaco.
Si el flujo de sangre se interrumpe de forma total o durante largo tiempo, las células musculares de corazón sufren un daño irreversible y mueren. A causa de ello puede aparecer una incapacidad o sobrevenir la muerte, dependiendo de cuanto músculo cardíaco se haya lesionado.
¿Cuáles son los síntomas de un infarto cardíaco?
No todos estos síntomas aparecen en todos los infartos, pero es importante saberlos reconocer cuando se presenten.

Síntomas más extendidos

·Presión u opresión, molestias o dolor en el centro del pecho que dura más de unos minutos o que desaparece y vuelve a aparecer
·Dolor que se desplaza a los hombros, cuello o brazos
·Malestar en el pecho con mareos, desmayo, sudoración, náusea o dificultad respiratoria
·Cambios en el estado mental, particularmente en adultos mayores

Síntomas menos comunes

·Dolor abdominal o de estómago
·Nauseas o mareos, sin dolor en el pecho (sobre todo en mujeres)
·Palpitaciones, sudor frío o palidez
·Ansiedad, debilidad o fatiga inexplicables

¿Existe alguna predisposición a sufrir un infarto cardíaco?
Si, existen factores que hacen que unas personas tengan más predisposición a sufrir un infarto cardíaco que otras. Entre los factores podemos destacar:
·Antecedentes familiares de infartos
·Hipertensión o presión alta de la sangre
·Fumadores
·Personas con obesidad
·Llevar un ritmo de vida agitado

¿Qué hacer en caso de un infarto cardíaco?

Un infarto cardíaco puede ocurrir cuando menos te lo imaginas y cuando menos preparado estés, por eso las personas pierden la calma fácilmente y como consecuencia toman malas decisiones. Le puede ocurrir a alguien a nuestro lado o a nosotros mismos. Así que lo primero será mantener la calma, reconocer los síntomas diferenciándolos de cualquier otra cosa y pensar en lo que se puede hacer.

Frente a un infarto el tiempo es algo fundamental por lo que mientras más rápido se actúa mayor posibilidades de recuperación existen para el paciente.
Por eso es importante que de inmediato se busque ayuda profesional llamando a emergencias, ya sea al hospital o al servicio de emergencias local. En el hospital también le indicarán consejos que ayudarán a manejar mejor la situación en ese preciso momento.
La persona debe estar cómoda para poder calmarse y controlar la respiración. Es muy importante no entrar en pánico. Afloje cualquier prenda de vestir ajustada. No espere a ver si los síntomas desaparecen por sí solos. Siempre es preferible una falsa alarma que la falta de atención en un problema tan grave.
Sobre todo lo importante es hacer caso a las instrucciones ofrecidas por la operadora del servicio de emergencias mientras llega la ayuda solicitada.

Previous Post
La importancia de las venas y arterias
Next Post
Enfermedades comunes en los vasos sanguíneos