Cómo se detecta la inflamación en la vesícula

La mayoría de las enfermedades de la vesícula biliar son causadas por una inflamación, debido a la irritación de la pared de la vesícula biliar, que se conoce como colecistitis.

Esta inflamación es, a menudo, provocada por cálculos biliares. Estos cálculos bloquean los conductos biliares que conducen al intestino delgado; y causan entonces la acumulación de bilis. Lo que puede finalmente llevar a la necrosis (destrucción de tejido) o gangrena.

Colecistitis

La colecistitis es el tipo más común de enfermedad de la vesícula biliar. Se presenta como una inflamación de la vesícula biliar ya sea aguda o crónica.

Pruebas y exámenes

Los exámenes empleados para detectar la presencia de cálculos biliares o inflamación de la vesícula biliar incluyen:

  •  HIDA Scan (gammagrafía hepatobiliar = colescintigrafía)
    Es un examen que utiliza material radiactivo para evaluar el funcionamiento de la vesícula biliar o para buscar signos de una infección u obstrucción de las vías biliares.

¿Qué es un HIDA Scan?

Un scan hepatobiliar (HIDA) es una prueba de imagen de función utilizada para diagnosticar problemas de hígado, de la vesícula biliar y de los conductos biliares. Para una exploración HIDA – también conocida como gammagrafía hepatobiliar y colescintigrafía – un trazador radiactivo emisor de rayos gamma se inyecta en una vena del brazo. El trazador viaja a través del torrente sanguíneo al hígado, y posteriormente fluye con la bilis a la vesícula biliar y los conductos biliares (a través del intestino delgado). Un escáner de medicina nuclear (cámara gamma) realiza un seguimiento del flujo del trazador y crea imágenes computarizadas.

¿Qué ocurre durante el examen HIDA?

Cuando se inyecta el marcador en la vena, se siente un pinchazo fuerte con la aguja. Después de la inyección, se puede presentar dolor en el sitio de la punción, pero normalmente no se siente ningún tipo de dolor durante el procedimiento.

Riesgos

La cantidad de radiación es pequeña (menor a la de las radiografías convencionales) y virtualmente desaparece del cuerpo en 1 o 2 días.

¿Por qué se utiliza?

Una exploración HIDA es excelente para detectar varias dolencias, tales como:

              o Infección aguda de la vesícula biliar (colecistitis) u obstrucción de una vía biliar.

              o Anomalías congénitas en los conductos biliares, tales como la atresia biliar

              o Complicaciones postoperatorias, tales como fugas biliares y fístulas

              o Si existe rechazo a un trasplante de hígado.

              o También se puede emplear para detectar problemas prolongados de la vesícula biliar.

  •  Sonografia abdominal

La ecografía utiliza ondas sonoras para producir imágenes de los órganos. La ecografía es el principal método de diagnóstico para la enfermedad de la vesícula biliar y por lo general revela la presencia de cálculos biliares, paredes engrosadas, o cualquier otro problema en la vesícula biliar.

  •  Tomografía computarizada abdominal (CT)

Un CT del abdomen es un método que utiliza rayos X para crear imágenes transversales del área abdominal.

  •  Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE)

Es una intervención mixta: endoscópica y radiológica; utilizada para estudiar y tratar también, principalmente las enfermedades de los conductos biliares y del páncreas.

En este método, se introduce un tubo por la garganta hasta el estómago que inyecta un medio de contraste en los conductos de la vesícula biliar. Luego, con la ayuda de los rayos X, los órganos pueden ser vistos fácilmente.

Magnetic Resonance Cholangiopancreatography (MRCP)

Es un estudio especializado no invasivo que puede evaluar hígado, vesicula, páncreas, pancreatitis y enfermedades de los ductos biliares, este procedimiento no usa contrastes injectados ni radiación.

  •  Análisis de sangre

Se realiza para verificar el aumento de los glóbulos blancos de la sangre y la función hepática. El médico puede ordenar los siguientes exámenes de sangre:

o Bilirrubina

o Pruebas de la función hepática

o Enzimas pancreáticas

Conclusión

No todos estos procedimientos son necesarios para detectar inflamación en la vesícula. Tu médico te indicara lo que más convenga. En cuanto el diagnóstico se confirme, el tratamiento se inicia inmediatamente: con la ayuda de medicamentos o mediante la cirugía de la vesícula biliar requerida.

La pérdida de peso y la reducción en la dieta del consumo de grasa, pueden ayudar a recuperarse de los problemas relacionados con la vesícula biliar.

Previous Post
¿Qué es la Insuficiencia Crónica Hepática?
Next Post
Cómo se hace el estudio de Densitometría Ósea (DEXA)